TRADUCE NUESTRO BLOG

#losrecreadoreshablan
LOS RECREADORES HABLAN
TEST DE NUESTRA SECCIÓN LOS RECREADORES HABLAN A SANDRA LÓPEZ
Portal Historia - La pregunta más extraña por parte de un espectador en una recreación.
Sandra López - Si no me da miedo pelear contra los compañeros, a la cual respondo con toque de humor... “a ellos les da más miedo luchar contra mi”


viernes, 7 de septiembre de 2012

EVENTOS POR ÉPOCAS EUROPA XVIII – XIX 2012 - 2013


EVENTOS POR ÉPOCAS EUROPA XVIII – XIX  2012 - 2013























EVENTO 2012 DEL BICENTENARIO DE LA JURA DE LA CONSTITUCIÓN DE 1812‏



EVENTO 2012 DEL BICENTENARIO DE LA JURA DE LA CONSTITUCIÓN DE 1812‏




El próximo 8 de Septiembre de 2012 se cumplirá el 200º Aniversario de la jura en Málaga de la Carta Magna de 1812. La Asociación Histórico – Cultural “Teodoro Reding” participará ese día en la ofrenda floral a la Virgen de la Victoria, Patrona de Málaga, con una pequeña representación de su grupo de Recreación Histórica “Regimiento Suizo de Reding nº 3″ como rememoración simbólica de aquel importante hecho.

La Jura en Málaga

En Septiembre de 1812, Málaga se levantaba con esfuerzo para reorganizarse tras la que fue una de las más nefastas etapas de su Historia. A la celebración por la marcha de las tropas napoleónicas, se sumaría la presentación en la ciudad de la primera Constitución española, promulgada por las Cortes de Cádiz el 19 de Marzo de aquel mismo año.

Aunque el diario gaditano “El Conciso” del 29 de Agosto de 1812 daba cuenta de que “ya la había jurado el gobernador de la parte libre de la diócesis de Málaga”, de acuerdo al decreto de la Cortes de fecha 18 de Marzo en el que se describía la manera de llevarse a cabo las correspondientes ceremonias, primero se habría de elegir un día “para hacer la publicacion solemne de la Constitucion en el parage ó parages mas públicos y convenientes”. De esta forma, el 6 de Septiembre, se llevó a cabo la lectura pública e íntegra de la Carta Magna a las 16:00 horas en la Plaza Mayor (hoy de la Constitución) y luego en la Plaza de la Merced, con la presencia de “la municipalidad pero muy indecentemente”, tal como apunta en su diario el doctor malagueño José Mendoza.

Según Ángeles Rubio Argüelles en sus “Apuntes Históricos Malacitanos”, “todas las calles y plazas de la Ciudad, se hallaban engalanadas, el gentío era enorme; la satisfacción brillaba en todos los rostros; se escuchaban risas alegres, vivas entusiásticos y canciones patrióticas. De los balcones de las casas nobles, pendían las ricas colgaduras con su ancho escudo al centro; las demás casas, se adornaban con lo que el entusiasmo de sus inquilinos habían encontrado más a mano; las mujeres agitaban sus abanicos; el abigarrado concurso se componía de todas las clases de la sociedad. En la fachada del Ayuntamiento, se había colocado bajo suntuoso dosel, el retrato del Rey Don Fernando VII. En diferentes puntos de la Ciudad se montaban tablados en donde daban conciertos variadas orquestas”. Aquel día, siguiendo los puntos del decreto, seguramente destacaron el “repique de campanas, iluminacion y salvas de artilleria”.

Quizás una feliz coincidencia hizo que “el primer dia festivo” más inmediato, en el que debía desarrollarse el juramento, fuera el 8 de Septiembre, que ya se dedicaba a la Virgen de la Victoria. Como quedó reflejado en la actas capitulares, con la asistencia del Gobernador, el Cabildo Eclesiástico, y los miembros del Ayuntamiento, en la Catedral se celebraría una “Misa solemne en accion de gracias” a la que seguiría la lectura del texto constitucional “antes del Ofertorio” y “una breve exhortacion correspondiente al objeto”. La fórmula, como en el resto de España, fue: “¿Jurais por Dios y por los santos Evangelios guardar la Constitucion politica de la Monarquia española, sancionada por las Córtes generales y estraordinarias de la Nacion, y ser fieles al Rei?” Finalizada la ceremonia, se cantaría el “Te Deum”, inmediatamente seguido del sonido de las campanas y los disparos de los cañones. Secuencia que se repetiría en las parroquias del Sagrario, Santiago, Mártires y San Juan.

El quinto punto del referido decreto ordenaba que al día siguiente, se visitara la cárcel y se liberaran “todos los presos que lo esten por delitos que no merezcan pena corporal”.

Una placa, ubicada donde se encontraba entonces el Ayuntamiento (en la Plaza de la Constitución), recuerda aquel momento en el que dejamos de ser súbditos para convertirnos en ciudadanos. El 2011, en la misma fecha, la Asociación “Teodoro Reding” ofrendó a la Virgen de la Victoria una réplica del águila o estandarte napoleónico que, capturado en Bailén, se envió históricamente a Málaga como reconocimiento por aquella importantísima contribución malagueña, y que fue arrebatado a la ciudad por las tropas del general Sebastiani a su entrada en la ciudad el 5 de Febrero de 1810.

Jon Valera Muñoz de Toro
Asociación Histórico - Cultural "Teodoro Reding"

jueves, 6 de septiembre de 2012